CON NUEVO TONO DE CAMPAÑA, MASSA BUSCA NO RETROCEDER

Sergio Massa busca abrazarse al voto propio. Inició una recorrida por aquellos distritos en los que superó la media del 15,5% que obtuvo en las Primarias con la premisa de consolidar lo que ya tuvo. 
Ese periplo lo llevó ayer hasta Olavarría, donde sus candidatos locales traccionaron por encima de aquél número. 
En una ciudad que se expresó fuerte contra el kirchnerismo, buscó mostrarse como un opositor razonable. “Cuenten conmigo si quieren corregir el rumbo sin poner palos en la rueda. 
No me va temblar el pulso si tengo que votar a favor o en contra del gobierno siempre y cuando sea para beneficiar a la clase media trabajadora y a los más vulnerables”, planteó en un intento por evitar la polarización entre el oficialismo y Unidad Ciudadana que amenaza con dejarlo como un tercero bien lejano.